Su video comenzara en 1
Omitir (1)

Someteos unos a otros en el temor de Dios

Gracias! Compartelo con tus amigos!

A usted no le gusto este video. Gracias por su opinion!

Agregado por LosDosTestigos
175 Vistas
Hoy hemos visto cuán grande es la resistencia al sometimiento de las parejas de matrimonios al temor de Dios;el varón trata de someter a la mujer con intimidación para que se someta a sus exigencias, no sometiéndose él, a las necesidades de su esposa,siendo que tanto el hombre como la mujer deben someterse a la voluntad de Dios,de amarse los unos a los otros como Cristo nos amó.
No se puede esperar respeto si no estamos sujetos a Dios.
El que está sujeto a Dios,respeta y ama a su prójimo!
--------------------------+-----------------------
Repasemos las veces que podamos que es el amor,y pidamosle a Dios entendimiento,nuestros hijos merecen una vida mejor,de nosotros depende enseñar con nuestro ejemplo que es el amor! ¡Dios es Amor!
❣️ ¡Amén!
---------------------------------
1 Corintios 13:4-7
Reina-Valera 1960

4 El amor es sufrido,
es benigno;
el amor no tiene envidia,
el amor no es jactancioso,
no se envanece;

5 no hace nada indebido,
no busca lo suyo,
no se irrita,
no guarda rencor;

6 no se goza de la injusticia,
mas se goza de la verdad.

7 Todo lo sufre,
todo lo cree,
todo lo espera,
todo lo soporta.
--------------+--------------

Efesios 5:21-33
Reina-Valera 1960

Someteos los unos a los otros

21
Someteos unos a otros en el temor de Dios.

22
Las casadas estén sujetas a sus propios maridos,
como al Señor;

23
porque el marido es cabeza de la mujer,
así como Cristo es cabeza de la iglesia,
la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.

24
Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo,
así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

25

Maridos,
amad a vuestras mujeres,
así como Cristo amó a la iglesia,
y se entregó a sí mismo por ella,

26
para santificarla,
habiéndola purificado
en el lavamiento del agua por la palabra,

27
a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa,
que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante,
sino que fuese santa y sin mancha.

28
Así también los maridos
deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos.
El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.

29
Porque nadie aborreció jamás a su propia carne,
sino que la sustenta y la cuida,
como también Cristo a la iglesia,

30
porque somos miembros de su cuerpo,
de su carne y de sus huesos.

31
Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre,
y se unirá a su mujer,
y los dos serán una sola carne.

32
Grande es este misterio;
mas yo digo esto respecto
de Cristo y de la iglesia.

33
Por lo demás,
cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo;
y la mujer respete a su marido.


Efesios 5:21-33
Reina-Valera 1960
Categoría
Consejería y Reflexiones
Etiquetas
Amor, Dios, Padre, Hijo, Espíritu Santo, Amén

Publica tu comentario :)

Comentarios

Anímate! Se el primero en comentar este video

Últimos Artículos