Su video comenzara en 1
Omitir (1)

Exodo La Zarza ardiente de Moises - Biblia Dibujos Animados

Gracias! Compartelo con tus amigos!

A usted no le gusto este video. Gracias por su opinion!

Agregado por luzdevida
4,992 Vistas
Éxodo 3c,.......y llegó Moisés al Horeb, la montaña de Dios. El ángel de Yhaveh se le apareció en forma de llama de fuego, en medio de una zarza. Vio que la zarza estaba ardiendo, pero que la zarza no se consumía. Dijo pues Moisés: " voy para ver este extraño caso: porqué no se consume la zarza". Cuando vio Yhaveh que Moisés se acercaba para mirar, le llamó de en medio de la zarza, diciendo: " Moisés, Moisés". El respondió: "he me aquí". Le dijo: "No te acerques aquí; quita las sandalias de tus pies, porque el lugar en el que estás es tierra sagrada." Y añadió: "yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob." Moisés se cubrió el rostro porque temía ver a Dios.Es sencillo entender, la llamada de Dios a Moisés, ya que es directa, y no hay parábolas que solo algunos pueden interpretar. Cuando Dios aparece, el lugar se inunda de santidad y hasta la tierra, la arcilla y la montaña entera se convierten en lugares sagrados, para la humanidad, donde solo el hombre elegido, puede permanecer en el lugar, si lo permite Dios.Pero.....¿Porque en medio de una zarza ardiente?..... ¿Que tiene que ver la zarza con Dios?Para los judíos no hay casualidad, y la sabiduría de Dios lo contiene todo, hasta los más pequeños detalles están en todas las manifestaciones de Dios, por eso hay muchas razones fundamentales por las que Dios se manifiesta en la Zarza, y quizá tú tengas iluminadas mucha mas, si Dios te lo ha manifestado.La primera es que, la zarza es insignificante, es menos que la vid, no tiene ni estructura de arbusto, y ello es un signo de humildad, lugar sagrado donde Dios puede ser Todo. Así sucede con nosotros, que es necesario vaciarse de todo para albergar a Dios. Por ello no es casual la elección de la zarza, ya que tu y yo estamos llamados a llevar a Dios, en medio de nuestro vacío, somos sagrarios andantes, recipientes de Dios, ánforas, vasijas de barro dice la escritura, que contienen el vino que alegra al otro hombre y que Jesús ha llenado.De entre los distintos árboles frutales, nadie sino la zarza es la que está dispuesta a servir Jueces 9,7s el resto de los árboles tiene frutos más importantes que dar y de los que no quieren prescindir por el servicio, pero los arbustos, menos importantes como las zarzas son los que prescindiendo de sus posibilidades humanas aceptan, anulando su yo, servir al Señor.La segunda, es que Dios no permite al hombre hacer imagen alguna de Dios, y no por casualidad, de la zarza como de la vid Ez 15,1- es imposible tallar nada, porque no dispone de madera para ello. Así son las cosas de Dios, que no se pueden manipular, (aunque nos encantaría) no se puede falsear, no se puede engañar, no se puede hacer una imagen falsa, decorativa, atractiva a la vista, ni siquiera útil para el hombre, (miedo me da si pudiéramos manipular a Dios) etc. Por eso Dios se manifiesta en la zarza, porque la expresión externa que esta manifiesta de la acción de Dios será según Dios quiere, en plena fidelidad, sin que ella pueda aportar algo, que deforme la imagen de Dios, porque carece de madera.Por eso, si no comprendes tu historia, si no comprendes la escritura, si los sentimientos, sufrimientos, deseos, te ocultan a Dios, ves a la primera parte y vacíate de todo, hazte zarza insignificante, sin madera, sin propósitos, sin deseos, sin intereses, sin proyectos, tíralo todo y puede que descubras dentro al Señor que todo lo puede y todo lo es, cuando tu y yo dejamos de ser.El tercer aspecto importante. Hay un fenómeno extraordinario, en la zarza ardiente, y es el fuego permanente. Todos sabemos que la ausencia de madera en la zarza lleva a una combustión rápida, casi instantánea, y enseguida la llama desaparece. Pero en este prodigio, es donde se demuestra que lo que arde no es tea, sino Dios, por eso, no podemos atribuir el mantenimiento de la llama a las causas físicas, sino a las sobrenaturales.Y es así en la vida de la fe. Los cristianos somos como zarzas, sin demasiada estructura personal, portadores del fuego de Dios, siervos inútiles, sin mucha madera, pero que puestos al servicio del Evangelio, somos crisoles del fuego divino, al que el del al lado puede acogerse y calentarse y encontrar algo extraordinario que no somos nosotros mismos, si no el amor de Dios, para con ellos y para con nosotros. Jer 20-9El cuarto punto. Como una zarza ardiente es la Sagrada Escritura Jer 23-29, insignificante, aparentemente impotente, pero que nada ni nadie ha podido apagar, ni anular, y se mantiene ardiente y nos ilumina y calienta el espíritu de nuestro ser de generación en generación.Por ultimo, el quinto punto es para el Judaísmo, la zarza imagen de Dios, es punzante en sus espinas, hiriente, sangrante para el que se acerca a la divinidad a lo sagrado y la toca.
Categoría
Novelas & Teatros & Animados

Publica tu comentario :)

Comentarios

Anímate! Se el primero en comentar este video

Últimos Artículos